Propósitos de Año Nuevo: ¿Ya los tienes? ¿Qué deseas mejorar de tu vida en el Año 2017? Seguro que ya estás pensando: “otro año y… ¡más de lo mismo”. Pues tranqui, no eres el único. Quizás ya estemos todos un poco cansados del mismo tema cada 1 de enero y seamos cada vez más escépticos con el éxito de los buenos propósitos.

Aun así, en Miplato creemos que merece la pena intentarlo una vez más. La clave está en hacerlo con un enfoque diferente. Por ello te vamos a proponer 4 trucos para ayudarte a conseguir un estilo de vida más saludable. Son unas técnicas sencillas, que se suelen aplicar en Coaching nutricional y que seguro te van a ir fenomenal.

¡C O M E N Z A M O S! 

1.- Plantéate uno o varios objetivos realistas y alcanzables a corto-medio plazo. Este será tu primeros propósitos de Año Nuevo. Hazte ciertas preguntas y contesta con sinceridad: valora del 0-10:

  •  ¿Qué importancia tiene para ti conseguir el objetivo? (Me da igual) 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 (Muchísima)
  • ¿Cuánta confianza tienes en conseguirlo? (Me da igual) 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 (Muchísima)
  • ¿Para qué lo quieres conseguir? (escribe los beneficios de cada objetivo)

2.- Aprender a distinguir entre hambre real y hambre emocional te ayudará a tomar conciencia de cuándo y qué comes y por qué lo haces en cada momento, y descubrirás que en realidad muchas veces no lo necesitas, sino que te sueles dejar llevar por las emociones y te influyen de manera negativa.

HAMBRE REAL:

  • Aparece poco a poco y de manera previsible.
  • Tu mente está abierta a diferentes opciones de comida.
  • Puedes esperar un rato mientras preparas tranquilamente aquello que deseas comer.
  • Dejas de comer cuando tu estómago está lleno.
  • Continuas comiendo sin darte cuenta y a veces sabiendo que llevas rato saciada.
  • Al terminar te sientes bien.

HAMBRE EMOCIONAL:

  • Aparece de repente. El cuerpo necesita ser saciado inmediatamente y no da tiempo para pensar.
  • Se antoja un determinado alimento y se hace lo posible por ingerir ese alimento y no otro que podría cubrir la misma necesidad.
  • Sensación de pérdida de control.
  • Sentimiento de culpabilidad tras comer.

3.- Identificar cuál o cuáles son nuestros peores hábitos. Hay un esquema llamado RUEDA DE LA ALIMENTACIÓN que te ayudará a detectar, valorando del uno al diez, aquellos puntos que debes reforzar hasta que la figura resultante sea más redonda al unir los distintos vértices. Como puedes comprobar, las frutas y verduras son los alimentos que mayor protagonismo deberían tener en nuestra dieta semanal siendo los alimentos de origen animal y alimentos industriales los que menos.

propósitos de Año Nuevo: mejorar la alimentación

 

4.- Por último, te recomendamos que te “autorregales” una libreta especial que llevarás siempre contigo y será tu “diario de alimentación”. En ella llevarás el seguimiento de TODO lo que comes, con detalle de las cantidades y horarios, además de tus pensamientos y emociones. Con estas pautas podrás alcanzar tus propósitos de Año Nuevo de una forma más sencilla o, por lo menos, sabrás por donde empezar.

Date un tiempo, prueba a seguir estos consejos y ya verás cómo te sientes mejor. Como complemento, desde Miplato podemos ayudarte con la planificación de tu dieta o a cocinar por y para ti platos ricos y saludables que te enviaremos a casa en un periquete. Sólo tienes que entrar en miplato.es y hacer tu pedido, o pedir consejo a nuestra nutricionista en el correo nutricionista@miplato.es.