Hoy desde MiPlato queremos darte los 8 mejores consejos sanos para cambiar tu vida desde el principio y la base de toda persona sana, la cocina.

Estos son consejos que se pueden aplicar diariamente.

1. Alimentos procesados…No, gracias

Debemos tener completamente asumido que la alimentación rica en azúcares refinados o grasas saturadas procedentes de productos insanos son el principal factor de enfermedades y una de las mayores razones de muerte en la actualidad.

Por lo tanto, no consumir este tipo de alimentos nos asegurará una correcta regulación de nuestra salud.

Este es el primer paso para cambiar tus hábitos.

2. Consume alimentos reales

Incrementar el consumo de verduras, diferentes tipos de cereales (como puede ser la avena), legumbres, carnes, pescado (preferiblemente pescado azul), fruta, frutos secos naturales (evitar siempre los frutos secos fritos) y  alimentos naturales, generan efectos muy beneficiosos.

Además, este tipo de alimentación previene muchos tipos de cáncer y otras enfermedades a la vez que refuerza nuestro sistema inmunológico y fomenta la pérdida de grasa.

3. Haz deporte

Realizar 30 minutos diarios de ejercicio físico moderado (running por ejemplo) o unos 15 minutos de ejercicio físico intenso diario (en este caso es muy aconsejable el sistema de entrenamiento HIIT) es suficiente para experimentar los efectos de nuestro objetivo (“lifestyle” saludable).

4. Controla los excesos

Este consejo es muy simple, cuanto más excesos tenga tu cuerpo, más sufrirá tu organismo y menos saludable estarás.

Limitar por ejemplo la ingesta de alcohol  es una gran medida para mejorar tu salud. Además, sirve para evitar llenar tu cuerpo de calorías vacías y someter a tus riñones, entre otros órganos, a procesos dañinos que pueden producir patologías como la aparición de úlceras.

5. Come más fruta y verdura

Consumir más frutas y verduras nos aportarán muchísimos micronutrientes que son necesarios para el refuerzo y la mejora de nuestro organismo y el funcionamiento del mismo.

Debemos consumir este tipo de alimentos muy frecuentemente ya que son base fundamental para la mejora de la salud por gran cantidad de vitaminas y minerales.

6. Evita el sedentarismo

Este consejo quizá sea uno de los más fáciles de llevar a cabo. Muévete todo lo que puedas. Ve al trabajo andando (o bájate unas paradas antes del autobús si te pilla muy lejos), sal a hacer la compra andando en vez de ir en coche, sal a pasear con tu perro… estas simples acciones cotidianas te ayudarán a mantenerte activo y a que tu cuerpo no se quede en stand by muchas horas seguidas.

7.Bebe más agua

La mayoría de nuestro cuerpo es agua, por lo que no dejes que tu cuerpo se quede sin ella. Mantenerte hidratado ayudará a tu cuerpo a realizar muchas funciones en tu organismo como favorecer el transporte de sales minerales o la eliminación de toxinas.

8. No hagas dietas restrictivas

Realizar las llamadas “dietas milagro” no producen ningún tipo de beneficio a medio/largo plazo en nuestro organismo, es más, producen efectos adversos como el conocido “efecto rebote”.

Por lo tanto, no realizar este tipo de dietas es tu opción perfecta. De esta manera, no olvides que necesitamos consumir los macronutrientes esenciales a diario. Algo que este tipo de dietas siempre restringe. Por lo tanto, también sigue aumentado el riesgo de efectos adversos.