¿Qué pasa con el aceite de palma?

Mucho se está hablando últimamente en medios de comunicación y en redes sociales en contra del consumo del aceite de palma. Hoy vamos a intentar resumir toda esa información para aclarar todas tus dudas y que te convenzas de la importancia de evitarlo en nuestra alimentación.

Otros usos del aceite de palma, más allá de la industria alimentaria: también se emplea en la industria de la cosmética –con él se elaboran cremas, pasta de dientes o jabones– y en la producción de biodiesel.

Razones para desterrarlo de tu alimentación

El aceite de palma da nombre al ácido palmítico, un ácido graso saturado con una mala fama ganada a pulso. Está directamente relacionado con enfermedades cardiovasculares y otras de origen metabólico como la diabetes.

Aún hay más: contiene compuestos carcinogénicos, que ayuda a las células tumorales a producir metástasis, con lo que tiene una influencia muy negativa en el desarrollo de posibles tumores.

También hay razones de peso para plantarle cara al uso de aceite de palma relacionadas con el medio ambiente y la sostenibilidad. Plantar aceite de palma implica tumbar miles de hectáreas de bosques tropicales. La deforestación ocasionada destruye la biodiversidad y el hábitat de muchas especies silvestres.

Además, organizaciones como Amnistía Internacional han denunciado trabajo infantil forzado y violación de derechos humanos en plantaciones de aceite de palma en América del Sur y países del Suroeste Asiático principalmente. Estas plantaciones abastecen a grandes marcas: Kellog´s, Nestlé, Procter&Gamble y Colgate. Puedes verlo en este VÍDEO y encontrarás un listado de las marcas más habituales en el blog Carro de combate

¿Cómo evitar el aceite de palma?

La única manera que tenemos los consumidores de evitarlo es revisando el etiquetado de los productos que compramos. Te sorprenderá comprobar la cantidad de productos que lo contienen como ingrediente.

Al hacer la compra, podrás comprobar con un vistazo al etiquetado que el aceite de palma está en todas partes. En cereales de desayuno, helados, margarinas, aperitivos dulces y salados, bollería industrial, incluso en tu pasta de dientes.

Forma parte de la lista de ingredientes de alimentos muy procesados con muchos aditivos. Por eso, te recomendamos que, a la hora de comprar estos productos te lo pienses muy bien. Si no tienes tiempo de cocinar, elijas platos preparados naturales, sin aditivos.

En Miplato lo tuvimos claro desde el principio. Podemos presumir de ofrecer cocina casera a domicilio y platos preparados con ingredientes naturales y sin aditivos.