Imagina un caluroso día de verano, al llegar a casa te espera un delicioso plato de ensaladilla rusa fresquita y casera para que la disfrutes sin tener que preocuparte por cocinar. O un frío día de invierno después de una larga jornada, encontrarte en la cocina un plato de albóndigas como las que hacía tu abuela, recién hechas, ¡perfectas!.

Con esta nueva idea emprendimos en Miplato un largo camino, que empezó estudiando e investigando al detalle cada uno de nuestros platos para que sean ricos, sabrosos y saludables. Están especialmente pensados para que disfrutes comiendo.

¿Cómo valoras tu tiempo? ¿Llegas a casa sin mucho tiempo para hacer la comida? Nosotros hemos pensado en ello. Si disfrutas de tu tiempo en la cocina, perfecto, eres afortunado. Por otro lado si no te gusta cocinar y preferirías hacer cualquier otra cosa en vez de preparar un menú, estás de enhorabuena. Con Miplato sólo tendrás que encender el microondas y disfrutar de un plato espectacularmente sabroso. Ni siquiera tendrás que pensar… ¿qué como hoy? Planificamos por ti menús semanales variados y equilibrados, tal y como puedes ver en miplato.es

Te sentarás a la mesa sabiendo que lo que estás comiendo no es un plato precocinado, está especialmente elaborado para tí. Lo que comes viene directamente de las profesionales manos del cocinero hasta tu mesa. Esto es todo un lujo y pensarás que como lujo, deberá ser caro. La verdad es que nuestros platos son más asequibles de lo que imaginas. Te podemos demostrar que puedes gastar lo mismo o incluso más si haces estos mismos platos por tu propia cuenta en casa.

Además de valorar el tiempo que inviertes en planificar, ir a la compra y en cocinar, habría que valorar el coste de esas materias primas.

No podemos dejar atrás el consumo energético que supone cocinar en casa: para batir, picar, freír, hornear, cocer, lavar la vajilla, necesitamos de equipos y máquinas que, por supuesto, requieren de energía que suponen un gasto considerable. De hecho, hay un estudio del Ministerio de Industria que refleja que el mayor consumo de energía en los hogares españoles procede de la cocina. Si te da pereza leerlo, quizá te sirva este dato: un hogar medio consume cerca de 4.000 kilovatios-hora (kWh) al año, y solo el frigorífico, el horno, la vitrocerámica y el lavavajillas acaparan más del 30% de esta cantidad.

Ahora vamos a ver un pequeño resumen de cuanto gastan de media por hora en nuestro consumo energético, algunos electrodomésticos que vamos a usar en la cocina:

  • Una batidora gasta una media de 0,05 €
  • Un fogón eléctrico gasta una media de 0,60€
  • Un fogón de inducción gasta una media de 0,30€
  • Una vitrocerámica gasta una media de 0,15€
  • Un horno gasta una media de 0,15€
  • Un lavavajillas gasta una media de 0,15 €
  • Una nevera gasta una media de 0,010 €

A esto le podemos añadir pequeños detalles como el agua que consumes al lavar los platos o en el lavavajillas, el gasto en más productos para condimentar el plato (aceite, ajos, especias…) Y lo más importante: TU TIEMPO.

Hoy queremos demostrarte que conseguimos que nuestros platos sean más baratos, y con precios más estables todo el año, que si los hicieras tú mismo en casa.

¿Que no te lo crees? Hemos analizado al detalle los costes anteriores para hacer una comparativa económica entre lo que te costaría elaborar un cocido y comprar nuestro rico Cocido andaluz. Mira mira…