Para disfrutar de un embarazo saludable es especialmente importante llevar una dieta y un estilo de vida sanos, ya que afectan tanto a la salud de la madre como a la del bebé.

Aunque los requisitos nutricionales aumentan a causa de la demanda del bebé en crecimiento, las recomendaciones dietéticas para las embarazadas son parecidas a las que se dan a la población general. Si estás embarazada hay algunos detalles importantes que conviene saber:

Comer sano antes y durante el embarazo. Una dieta sana es importante tanto a la hora de prepararse para un embarazo como durante este. Esto se debe a que unos bajos niveles de nutrientes pueden afectar a la salud del bebé desde las primeras fases del embarazo e incluso antes: los datos indican que el estado nutricional de la madre antes del embarazo y en su transcurso puede afectar a la salud del niño, no solo a corto plazo sino a lo largo de toda su vida; es lo que se llama “programación nutricional”. También hay muchos estudios sobre la denominada “VENTANA DE OPORTUNIDADES” o los primeros 1000 días del niño, a contar desde el momento de la concepción, que al parecer influirán en la predisposición a desarrollar determinadas enfermedades como diabetes.

Y para sorpresa de muchos, al intentar tener un hijo, los hombres también deberían considerar realizar cambios en su dieta y su estilo de vida, puesto que pueden afectar a su fertilidad. Llevar una dieta variada y sana, reducir el consumo de alcohol y tratar de alcanzar un peso saludable pueden mejorar la calidad del esperma y las posibilidades de concebir, además de “mejorar” la genética del niño.

A las embarazadas, igual que a la población general, se les recomienda llevar una dieta equilibrada (con algo de atención adicional). En Miplato hemos hecho, con todo nuestro cariño, una recopilación de consejos y recetas para embarazadas (o para ti, si te lo estás pensando…) que te van a venir genial:

  • Gran cantidad de productos basados en cereales, preferiblemente integrales, y otros alimentos ricos en almidón: cuscús, pan, arroz, pastas integrales… Combínalos con verduras y frutos secos, en recetas completas y nutritivas como Arroz integral con daditos de calabaza nueces y pasas o la Ensalada de pasta integral con remolacha zanahoria y nueces.

  • Gran cantidad de frutas y verduras, como mínimo 5 raciones al día (bien lavadas o peladas)

  • Varias raciones de lácteos al día (evitando productos crudos, elaborados con leche no pasteurizada y quesos madurados con moho), preferiblemente con bajo contenido en grasa

  • Cantidades moderadas de carne magra, huevos, pescado y otras fuentes de proteínas (evitando productos crudos): recetas ligeras pero sabrosas comoMerluza en salsa verde o Hamburguesa de pollo con cebolla confitada

  • Elegir regularmente fuentes saludables de grasas como aceites vegetales, frutos secos y pescados grasos, estos últimos particularmente importantes en el tercer trimestre por el aporte extra de DHA, un ácido graso de la serie omega-3 especialmente importante para el desarrollo normal del cerebro del bebé como el salmón, la caballa y el atún fresco: prueba con un original Salmón a la naranja y combínalo con verduras frescas o salteadas con aceite de oliva como por ejemplo, un plato de Verduras a la provenzal o unos Espárragos salteados con setas.

  • Limitar la cantidad de azúcar y sal añadidas, SOBRE TODO SI OPTAS POR PLATOS PRECOCINADOS, además de evitar los aditivos en lo posible. Elige marcas de comidas preparadas lo más naturales y saludables posible.

  • Bebe al menos 2,3 litros de agua al día (de 8 a 10 vasos).Los alimentos también te aportan agua: es tiempo de zumos naturales, licuados de verduras y hortalizas… Pide en miplato.es un Gazpacho andaluz con sandía, te convencerá.

  • Náuseas matutinas y antojos: Muchas embarazadas sufren náuseas y vómitos durante el primer trimestre, se cree que los cambios hormonales tienen algo que ver. Con frecuencia los síntomas son peores tras un periodo de ayuno más prolongado, como por las mañanas. Comer varias veces al día haciendo ingestas pequeñas en lugar de unas pocas comidas de gran tamaño puede ayudar, y es mejor no saltarse ninguna comida. Te recomendamos descansar mucho, evitar alimentos u olores que desencadenen los síntomas y consumir jengibre fresco o té de jengibre. En caso de náuseas matutinas graves, lo mejor es consultar con un profesional de la salud.


En resumen, una dieta sana y un aporte suficiente de nutrientes esenciales son cruciales, no solo durante el embarazo, sino incluso antes, para favorecer el desarrollo sano del bebé. Cuenta con tu médico y con nosotros para conseguirlo, te ayudamos a cuidarte en tu embarazo. Puedes consultar a nuestra nutricionista para diseñar un menú Miplato perfecto para esta etapa de tu vida.