Debido a su uso como aditivo (conservantes, aromas, mejorantes, saborizantes…), las personas que sufren intolerancia lo tienen difícil para encontrar productos y platos sin lactosa.

 

Si tú o uno de los tuyos os veis afectados por esta intolerancia, es clave deteneros ante las etiquetas de los productos con el fin de evitar la lactosa en todas sus variantes (monohidrato de lactosa, azúcar de leche, sólidos lácteos, Lactitol (E966), suero de leche, suero de leche en polvo, suero lácteo, cuajo, cuajada, grasas de leche, trazas de leche…). ¡Una tarea nada fácil!

Y ya no hablemos de la odisea en la que puede convertirse comer fuera de casa. Imagina pedir que revisen el etiquetado en cada restaurante…

De esto sabe mucho Juanjo, conocido como Chef Orielo, que desde que desarrolló esta intolerancia con 27 años, ha sido capaz de crear un genial blog, muy trabajado y muy seguido: Orielo´s kitchen y ha formado incluso lo que ha llamado Comunidad de lactosillos Orielo’s Kitchen en Facebook, con más de 4500 miembros, que intercambian recetas, consejos o dudas.

La lactosa es un azúcar que se encuentra de forma natural en la leche de vaca, cabra y oveja, y sus derivados, y que en condiciones normales es digerida por la lactasa, una enzima encargada de descomponer la molécula de lactosa en glucosa y galactosa.

En algunas personas (en España, 1 de cada 3) esta enzima pierde efectividad, o bien otras carecen totalmente de lactasa en el intestino delgado, con lo que la lactosa pasará sin ser desdoblada al intestino grueso causando varios problemas digestivos: hinchazón y dolor abdominal, gases, flatulencias, diarrea, etc.

En miplato queremos facilitar la vida también de los intolerantes con nuestros platos sin lactosa, que encontrarán en nuestros platos, naturales y sin aditivos, un disfrute garantizado y una agradable digestión. Porque, como dice el Chef Orielo, todos podemos llevar una vida #happysinlactosa.