Después de dos años de estudio y revisión, y tras la última versión del año 2015, el pasado día 30 de marzo la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) publicó la nueva pirámide nutricional. Después de tanto tiempo, y aunque la información es de utilidad para la población en general, muchos profesionales del sector esperaban más y mejores cambios en las recomendaciones.

Cuando nos hablan de la pirámide nutricional directamente pensamos en la pirámide que nos enseñaron en el colegio. Tiene más años que tú, seguramente. Por eso las actualizaciones son importantes debido a que el modo de vida va cambiando y ahora llevamos una vida más sedentaria que antes. Por suerte, la ciencia nos permite conocer mejor el funcionamiento del organismo y el metabolismo de los alimentos.

Vamos a intentar explicarte los pros y los contras de esta nueva pirámide nutricional.

¿Cuáles son los cambios más importantes?

El cambio más destacado que podemos observar sería en la base de la pirámide, relativo a hábitos saludables:

  • Concreta el tiempo que debemos dedicar a realizar actividad física. Nos recomiendan 60 minutos cada día. Sería lo ideal, pero siendo realistas, a muchos de nosotros nos resulta imposible sacar ese tiempo a diario para dedicarlo a hacer ejercicio.
  • Hacen hincapié en el uso de técnicas culinarias saludables, es decir, horneado, salteado, cocciones cortas o al vapor, plancha, restringir del uso de grasas, etc. Recuerda reducir las frituras y los productos muy procesados.  
  • Destacan la importancia de mantener un equilibrio emocional para un estado de salud óptimo.
  • Recomiendan mantener un balance energético, que, la verdad, es quizá un enfoque demasiado simple para el punto de vista de los profesionales de la nutrición, para los que en el peso de una persona influyen muchos más factores.

Algunas objeciones de la nueva pirámide nutricional

La nueva pirámide engloba en el mismo grupo, el de alimentos a consumir en cada comida principal, pan, pasta, patata y legumbres y también frutas, verduras y aceite. Pensamos que estos últimos deberían haberse situado en el primer nivel pues todos los estudios de alimentación en España nos dicen que no se consumen las verduras y hortalizas suficientes, cuando deberían ser el ingrediente protagonista de nuestra dieta. Algo bueno que se ha incluido en esta pirámide es la inclusión de granos integrales, desplazando a pan, pasta etc. procedentes de harinas refinadas.

Algo en lo que cualquier nutricionista y profesionales de la salud estará en desacuerdo es el incluir en una pirámide nutricional el consumo de alcohol, aunque sea de forma moderada y “responsable”. Precisamente puede parecer una irresponsabilidad recomendar consumir este tipo de bebidas a la población. Nunca podrían considerarse como “saludables”. Por este motivo creemos que esto debería haber desaparecido de la pirámide.

Por otro lado, resulta desconcertante el hecho de que se incluya la suplementación de vitaminas en la dieta, cuando se supone que seguir las pautas de la pirámide nos garantizaría el aporte suficiente de nutrientes y una alimentación equilibrada y perfectamente saludable.

En conclusión, la respuesta a la pregunta ¿necesita mejorar? sería afirmativa, un sí rotundo. Esperemos que antes de otros dos años. Mientras, para cualquier duda que te surja sobre tus hábitos de alimentación, nos tienes a tu disposición. Puedes consultarnos en nutricionista@miplato.es.